Cómo tu casa puede ser la más eficiente de todas

Arquitectura bioclimática en madera

¿Has sentido alguna vez ese frescor tan agradable al entrar en un típico patio andaluz en Granada, en pleno mes de agosto? Créeme, no es magia, y tampoco es fruto de una gran inversión en aire acondicionado y ventiladores. En la arquitectura tradicional se llevaba más que ahora mirar a nuestro alrededor, reflexionar y adaptar las construcciones al clima y a la naturaleza: eran conscientes de que algunas veces es necesario protegerse del frío y del sol y pero otras es más interesante más aprovechar la brisa fresca de la noche para enfriar las habitaciones tras el calor del día. Sabían cómo utilizar el clima para sentirse a gusto.

 

Y ahora, ¿dónde está la arquitectura bioclimática?


Ahora, al entrar en algunos edificios modernos te das cuenta de que nos hemos olvidado de las bondades de la arquitectura bioclimática de golpe. Da igual cómo estén hechos los muros si el aspecto es bonito, da igual que en verano te achicharres dentro y en invierno no puedas separarte del abrigo. Pero eso sí, lo solucionamos bien rápido: aire acondicionado y calefacción a demanda. Y ¿qué pasa si después no podemos pagar la factura de la luz? Me da la sensación de que hemos perdido el norte.

Arquitectura bioclimática en las casas de madera

Por eso es fundamental que si quieres hacerte una casa de madera debes ponerte en manos de quien sepa elegir un buen aislamiento, colocar láminas de protección para evitar condensaciones e infiltraciones… En manos de quien valore que la inversión en una envolvente de calidad va a ser una de las mejores decisiones de tu vida. 

Si una vivienda tiene la envolvente perfecta pero la colocas de cualquier forma en el terreno pierdes muchas oportunidades.

 

El confort no depende sólo de nuestro cuerpo


Cuando entramos a vivir en nuestra casa lo que queremos, por encima de todo, es sentirnos confortables. Y para conseguirlo deberemos diseñar acorde a a lo que nos rodea: la naturaleza.

El confort en la arquitectura bioclimática

Además de ponerle a nuestra casa unos buenos muros y una cubierta excelente, es básico tener presentes los factores naturales externos a nosotros que influyen en nuestra sensación de confort:

  • La temperatura
  • La humedad
  • El viento
  • El sol

Estos factores varían dependiendo de cuál sea la localización y el entorno de la finca que acabas de comprarte. No es lo mismo construir una casa en la costa de Corralejo, en Fuerteventura que hacerlo en Galicia. Y dentro de construir una casa de madera en Galicia existen muchos matices: las montañas nevadas de O Cebreiro, la costa templada de Vigo o la ventosa Coruña. Por este motivo yo no soy muy partidaria de los diseños cerrados de casas prefabricadas: no tienes la libertad para adaptarte a las condiciones específicas del entorno de una forma eficiente.

LA TEMPERATURA Y LA HUMEDAD

Los valores de humedad relativa y de temperatura media, máxima y mínima de un lugar son los que nos ayudan a elegir las diferentes capas de la envolvente. Nos ayudarán por ejemplo a conocer exactamente cuál es el espesor de aislamiento idóneo para tu zona, porque 10cm de aislamiento quizá no sean suficientes para que te sientas a gusto en el interior.

También podemos saber antes de construirlo cómo se va a comportar el muro formado por distintas capas y si existe la posibilidad de que aparezcan condensaciones intersticiales en los meses más fríos. Éste es uno de los trucos para diseñar una envolvente adaptada totalmente a las características únicas de tu parcela.

Temperatura en la arquitectura bioclimatica

 

EL VIENTO

Si un día de primavera, de ésos en los que hace sol y nos empeñamos en ir en manga corta porque estamos impacientes porque llegue el verano, nos sentamos a tomar algo en una terraza y de repente  aumenta la velocidad del viento, sentiremos más frío. Del mismo modo si limitamos la exposición de nuestra vivienda al viento en los meses de invierno,también reduciremos el gasto en calefacción.

En Galicia, por ejemplo, los vientos dominantes de otoño e invierno, que con frecuencia llegan asociados a temporales, suelen llevar dirección Sur y Suroeste. Es un dato que necesitaremos tener en cuenta para elegir el acabado de la fachada de las zonas expuestas y la posición adecuada de los accesos a la vivienda. Conocer la velocidad y dirección del viento dominante en cada época del año también nos ayudará a aprovechar las brisas de verano para ventilar de forma natural el edificio.

Viento y arquitectura bioclimática

 

EL SOL

Es nuestra principal fuente de energía. Calienta de forma gratuita las estancias de nuestro hogar en invierno. Pero en verano esta ventaja puede convertirse en un inconveniente haciendo subir de forma excesiva la temperatura interior. Para beneficiarnos de la energía que el sol nos proporciona gratis debemos saber cuál es la orientación de nuestra finca.

Como las condiciones climáticas van cambiando es necesario hacer un análisis de la carta solar de todo el año. Así sabremos hasta donde llega la sombra de la casa del vecino o la de los árboles de la parcela de enfrente. Con los valores de los ángulos de inclinación solar en los distintos meses del año podremos diseñar voladizos y aleros que nos protejan del sol en el verano y, al mismo tiempo, podremos sentarnos en el sofá en enero para disfrutar de los rayos de sol invernales.

El sol en la arquitectura bioclimática

 

La naturaleza, una herramienta de diseño


Estoy convencida de que debemos manejar estos factores climáticos en la fase de diseño del mismo modo que tenemos en cuenta el intereje de la estructura de madera de la cubierta o la altura de los tableros estructurales del entramado. Sólo de esta forma seremos capaces de diseñar casas pasivas muy eficientes adaptadas a la naturaleza y que sacan el máximo partido de ella.

Análisis bioclimático de vivienda unifamiliar

Esta imagen pertenece a uno de los últimos análisis bioclimáticos que hemos realizado y quiero compartirla contigo para que veas hasta qué punto es importante.

Con el estudio del soleamiento de la finca y la trayectoria del sol en los distintos momentos del año (solsticios de verano e invierno y equinoccios de primavera y otoño) obtenemos los datos indispensables que nos permitirán diseñar un edificio confortable.

Sabremos cuál es la orientación idónea para aprovechar mejor cada espacio, podremos decidir dónde vamos a abrir huecos hacia las mejores vistas evitando el sobrecalentamiento de las estancias y la piscina estará situada en el mejor lugar para que no nos estorben las sombras de los vecinos. Sólo así seremos capaces diseñar el edificio más confortable aprovechando de forma eficiente los recursos del entorno.

Espero que tú también seas consciente de todo el partido que puedes sacarle a tu finca.

Hasta pronto,

María

 


Si quieres ser el primero en leer los próximos posts, ¡suscríbete!


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn ¡Comparte si te ha gustado!

4 thoughts on “Cómo tu casa puede ser la más eficiente de todas

  1. Muy didáctico y descriptivo el post.
    Lo que los árabes hacían climáticamente con sus patios en Córdoba era reducir la sensación térmica de la temperatura del aire, aumentando la humedad relativa del mismo, y para ello colocaban una fuente que evaporase parte del agua para reducir con ello la percepción de calor seco del exterior. Por otro lado hacían techos altos que provocaban según se abrieran o no ventanales corrientes de aire. Además el murmullo del agua favorece esa sensación térmica, que es mejor aunque la temperatura fuera la misma.
    Este criterio no se debe aplicar por ejemplo en una zona húmeda como la costa de Galicia, ya que puede provocar condensaciones en las paredes y humedades de graves consecuencias. Por eso hay que personalizar la aplicación de los “remedios” tradicionales a cada situación concreta.
    Y esa es la labor de un profecional que controle todos esos conceptos y que no se limite a colocar una climatizadora.
    Saludos cordiales.

    • María Sánchez says:

      Muchas gracias por tu aportación, Jesús. Como bien dices, lo que puede suponer una ventaja en algunos climas, en otros puede acarrear grandes problemas. Por eso es fundamental tener siempre en cuenta para qué lugar estamos diseñando. Gracias por hacer hincapié en este aspecto tan importante.

      ¡Un saludo para ti!

      María

  2. Francisco Ramón Robles says:

    Magnífico post, como siempre, María. Al leerlo (que no lo pude leer cuando lo publicaste), he recordado las peleas que tuve con el que fue el arquitecto de mi casa, en particular con el tema de orientaciones, voladizos y aleros. Por suerte al final mi casa es bastante agradable para vivir, tanto en verano como en invierno…
    Pero me hubiera ido mucho mejor teniéndote a ti como arquitecta. Para la próxima casa, ja ja ja

    • María Sánchez says:

      Muchas gracias por tu comentario Ramón. La verdad es que supiste guiar muy bien al arquitecto porque tienes interés y controlas bien esos temas. A la vista está, ¡el resultado es estupendo!
      Para cuando quieras una ampliación en madera, ya sabes 😉

      ¡Un abrazo Ramón! Y que disfrutes mucho del verano en tu preciosa casa =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *